¿Cuál es mi deber como cristiano? – Las cinco palabras del Evangelio #5

¿Cuál es mi deber como cristiano? – Las cinco palabras del Evangelio #5

/ By : / Category : Uncategorized

En los artículos anteriores de nuestra serie sobre "Las cinco palabras del Evangelio", discutimos los temas del pecado, el juicio, la culpa y la salvación. En la primera parte, aprendimos que el pecado significa "errar el objetivo" de los estándares de Dios al desobedecer a Dios o maltratar a nuestro prójimo. En la segunda parte, aprendimos que, debido a que hemos errado el objetivo, hay consecuencias y que Dios llevará a cabo esas consecuencias. En la tercera parte, aprendimos qué es la culpa y que Dios usa la culpa para mostrarnos nuestra necesidad de un salvador. En la parte cuatro, aprendimos sobre la salvación, el regalo de Dios para nosotros a través de Jesucristo. Hoy concluiremos la serie de “Las cinco palabras del Evangelio” con nuestro último tema: el deber cristiano.

Eres salvo, ¿ahora qué?

Ya has aceptado a Cristo como tu Salvador. ¿Qué haces después? ¿Sigues con tu vida como si nada hubiera pasado? ¿Necesitas hacer buenas obras para mantener la salvación? Muchas personas tienen estas preguntas después de que son salvos pero la mayoría de ellas se pueden resumir en la pregunta "¿Cuál es mi deber como cristiano?". Y esa es la pregunta que buscamos responder hoy.

¿Sigo con mi vida como si nada hubiera pasado?

2 Corintios 5:17 dice: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” A partir de este versículo, podemos ver que la vida de un cristiano no se supone que quede sin cambios después de la salvación. ¡La Escritura enseña que todo ha cambiado! El individuo es una nueva creación, un nuevo hombre o una nueva mujer, ¡el viejo hombre ya no está! El versículo 15 nos da la razón del por qué “y por todos [Jesús] murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.”. Estábamos muertos antes de que Cristo nos salvara, pero cuando Él nos salvó, pasamos de la muerte a la vida. Dios nos dio esta nueva vida, es justo que la vivamos para él. Sin embargo, Dios no nos obliga a vivir nuestras vidas por Él, podemos elegir vivir persiguiendo nuestros propios deseos, pero hacerlo significa que nos perderemos el verdadero gozo que trae el servicio a Cristo.

¿Necesito hacer buenas obras para mantener la salvación?

¡Absolutamente no! Efesios 2: 8-9 dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” No hicimos nada para obtener nuestra salvación, ¡fue un regalo! Entonces, ¿por qué tendríamos que hacer algo para mantenerla? Jesús aclara esto en Juan 10:29: “Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.”. La Biblia dice que nadie puede arrebatarnos de su mano, ni yo, ni usted, ni el tipo que vive en la esquina, y definitivamente ni Satanás. Una vez que hayamos obtenido la salvación, la gracia de Dios nos mantendrá seguros en sus brazos. Ninguna cantidad de pecado o apostasía puede ni siquiera acercarse a dominar la gracia de nuestro Dios infinito. Sin embargo, debemos hacer un esfuerzo deliberado para hacer buenas obras, ya que eso trae gloria a Dios y también nos da alegría y satisfacción personal. Pero nuestra pregunta aún no ha sido contestada. Cuando alguien es salvo, ¿qué hace después?

¿Que hago después?

Por suerte para nosotros, las escrituras son claras acerca de lo que debemos hacer después de la salvación. En Mateo 28:19, Jesús nos instruye: "Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" Aquí Jesús les dice a los que enseñan el Evangelio que bauticen a los que lo han recibido. Podemos ver esto puesto en acción más adelante en Hechos 2:41, donde dice: "Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.". De esto, podemos ver que a los que se agregan a la iglesia a través de la salvación se les dice que se bauticen. Pero, ¿qué es el bautismo?

¿Qué es el bautismo?

La palabra "bautismo" es una transcripción de la palabra griega "baptizo" que significa "sumergir". La palabra "bautizar" puede referirse a dos eventos en la vida de un creyente. El primer bautismo, el bautismo del Espíritu, es un bautismo espiritual. Se refiere a la salvación, específicamente, la entrega del Espíritu Santo al creyente. Marcos 1: 8 nos introduce por primera vez en la idea de este bautismo cuando Juan el Bautista dice: " Yo a la verdad os he bautizado con agua; pero él os bautizará con Espíritu Santo.” Cuando creemos en Cristo, Dios nos "sumerge" en el Espíritu Santo. El Espíritu nos llena y nos rodea, permitiéndonos servir al Señor con eficacia. Este bautismo también nos permite vivir continuamente con el Espíritu de Dios en nosotros para que Él pueda interceder ante Dios en nuestro nombre al hacer solicitudes para que nos alineemos con la voluntad de Dios. (Romanos 8: 26-27) El segundo tipo de bautismo es físico y es una representación del bautismo del Espíritu Santo. Es una observancia hecha como una señal externa del cambio interno en el creyente. Jesús ordenó a todos los nuevos creyentes que participen en él para que puedan hacer visible el bautismo interno invisible del Espíritu para el mundo exterior.

¿Qué significa el bautismo?

El proceso apropiado del bautismo involucra a un creyente, generalmente un ministro, sumergiendo a un nuevo creyente en un cuerpo de agua. El agua en sí misma representa la limpieza. Antes de que Jesús viniera a la tierra, el bautismo era un ritual judío que representaba una nueva dedicación al Señor. La inmersión en agua simbólicamente lava los pecados, dándole al creyente una pizarra limpia de los pecados que estaba confesando. Después de que Cristo vino, él personalmente agregó dos nuevas ilustraciones a la tradición. Primero, la inmersión del creyente en el agua ahora representa la muerte y el entierro de Cristo. Así como Cristo murió y fue sepultado, de la misma manera, el creyente muere a sí mismo y su viejo hombre pecador es dejado allí para que nunca más se levante. Segundo, el ascender del agua ahora representa la resurrección de Cristo. Así como Cristo resucitó de la tumba con nueva vida, de la misma manera, el creyente también es resucitado para caminar en una nueva vida. Su muerte se convierte en vida, un nuevo comienzo, y verdaderamente vive por primera vez en Cristo. El bautismo es un momento emocionante para un creyente y una bella imagen de lo que Cristo ha hecho por nosotros.

¿Eso es todo?

Esto no es lo único que Dios desea que los cristianos hagan. Acabamos de mencionar una nueva vida, después de todo, esto es solo el comienzo. La pregunta es, ¿cómo se comienza a vivir como una nueva creación? ¿Cómo empezamos a cumplir nuestro deber cristiano? La Biblia nos dice que debemos estar continuamente acercándonos más a la imagen de Dios. (Romanos 8:29) Pero, ¿cómo podemos hacer algo que parece tan... imposible? ¿Por dónde podemos empezar? ¡Hay mucho que aprender! Así que para mantenerlo simple, simplemente vamos a lo básico. Hay un buen resumen de nuestro deber para con Dios en Miqueas 6: 8 que dice: “Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.” De esto podemos ver que Dios desea tres cosas de sus seguidores: hacer justicia, amar la misericordia y caminar humildemente con él.

Hacer justicia

Primero, observemos a hacer justicia. La palabra hebrea aquí es "mishpat", que en este verso se usa para decir que Dios quiere que hagas lo que es correcto. La idea básica de la palabra hebrea para una persona justa es "alguien que arregla las cosas" y que se relaciona directamente con la palabra "mishpat". "Mishpat" es el proceso arreglar las cosas. Es la palabra que se usa para lo que el juez asigna como reembolso en un juicio. Por ejemplo, en la ley judía, si un hombre mataba accidentalmente el buey de alguien, por ley el mishpat era darle suficiente dinero para comprar un buey nuevo. (Ex 21: 33-34) A partir de esto, podemos ver evidencia de que mishpat significa “arreglar las cosas" porque el hombre culpable debe restaurar el valor exacto perdido por la muerte del buey y, como resultado, restablecer el equilibrio. Con una comprensión adecuada de la justicia, podemos ver que Dios desea que nosotros, como cristianos, hagamos lo correcto y cuando fallemos en esto debemos esforzarnos por arreglar las cosas entre nosotros y la persona a la que hemos perjudicado. No es nuestra ausencia de pecado lo que nos distingue como cristianos, sino cómo respondemos cuando pecamos. Como dicen las Escrituras, "porque sieteveces cae un justo y vuelve a levantarse" parte de este levantamiento es arreglar las cosas. Siempre debemos intentar tratar a las personas de manera justa y correcta. Entonces, cuando nos damos cuenta de que hemos hecho un desastre, nuestra primera respuesta, como deben ser los cristianos, es de arreglar las cosas y recomponer el equilibrio de la manera que podamos.

Amar la misericordia

En segundo lugar, tenemos misericordia amorosa. Este es bastante sencillo, Dios quiere que seamos rápidos para dar misericordia y perdonar en lugar de ser rápidos para condenar. Como cristianos, no debemos apresurarnos a estar llenos de rabia, a vengarnos ni a ser juiciosos con los demás. La ira y la venganza son dos cosas que la mayoría de los cristianos se dan cuenta de que no deberían hacer, pero juzgar, por otro lado, es una que a menudo olvidamos. Juan 12: 47-48 dice: “Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero." Aquí podemos ver que ni siquiera Jesús vino a juzgar al mundo, sino que dejó el juicio en su lugar apropiado en los últimos tiempos. De la misma manera, debemos emular a Cristo y hacer un esfuerzo en evitar juzgar a los demás. Debemos entender y darnos cuenta de que nosotros también fallamos y no estamos a la altura de los estandares de Dios. En lugar de emitir un juicio, debemos elegir animar amablemente a los cristianos a través del amor a seguir al Señor y ser cuidadosos de presentar a Cristo a los que no son salvos de una manera que represente adecuadamente el amor de Cristo por ellos.

Camina humildemente con Dios

Por último, tenemos que caminar humildemente con Dios. Tito realmente resume esta situación cuando enseña al creyente cómo se ve caminar humildemente con Dios en el capítulo tres.

“Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra. Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres. Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador,”

Es extremadamente fácil para nosotros estar orgullosos de lo “espirituales” que somos y eliminar la humildad de nuestro caminar cristiano. Pensamos que somos buenos porque elegimos esforzarnos por ser buenas personas. Nos olvidamos de que nosotros también éramos impíos y vivíamos en pecado. Olvidamos que no fuimos salvos porque éramos buenas personas, sino porque Dios fue bueno con nosotros. Olvidamos que nunca habríamos acudido a Dios si Él no nos hubiera mostrado amor primero. Nunca podríamos haber venido al Padre a menos que Él nos atrajera a Él con amor. Así que alaba al Señor que Él eligió invitarnos a todos a Su misericordia cuando levantó a Cristo y atrajo a todas las personas hacia Él. A pesar de esto, es fácil sentirse orgulloso e intentar caminar con Dios con desdén por todos aquellos que viven en pecado o en un estado que consideraríamos menos que óptimo para un cristiano. Cuando hacemos esto, olvidamos que estábamos quebrantados sin Dios y que no fuimos nosotros los que nos cambiamos a nosotros mismos. Nos volvemos orgullosos. Fue Dios quien comenzó la obra y todavía la está realizando hasta que Cristo regrese. No debemos centrarnos en lo que otros escogen hacer. Deberíamos dejar eso a Dios y, en cambio, elegir enfocarnos en nuestro propio camino asegurándonos de que siempre estamos listos para seguir la guía de Dios para hacer buenas obras. Si empezamos a enfocarnos en los demás, comenzaremos a ser ciegos a nuestros propios defectos. Al compararnos con personas que creemos que son "peores" que nosotros, nos elevamos a nosotros mismos. En cambio, debemos compararnos a Cristo, el estándar perfecto, y de esa forma las deficiencias que tenemos serán extremadamente evidentes.

Espero que este artículo te haya ayudado a obtener una mayor comprensión de nuestro deber como cristianos. Lamentablemente, es hora de que nuestra serie en Las Cinco Palabras del Evangelio llegue a un cierre. ¡Espero que haya sido una bendición para ti! Continuaremos en desarrollar nuestra comprensión de nuestro deber cristiano en una serie futura llamada "Cristianismo Práctico". Si aún no lo has hecho, deberías subscribirte a Nerd In The Word por correo electrónico justo debajo del artículo. Es gratis, y serás notificado en el momento exacto que un nuevo artículo es subido. ¡No te preocupes, nunca llenaremos tu bandeja de entrada con ofertas!

No hay comentarios

Join the Conversation