¿Qué es la salvación? – Las cinco palabras del Evangelio #4

¿Qué es la salvación? – Las cinco palabras del Evangelio #4

/ By : / Category : Uncategorized

Recapitulando

En los últimos tres artículos de nuestra serie sobre "Las cinco palabras del Evangelio", discutimos los temas del pecado, el juicio y la culpa. En la primera parte, aprendimos que el pecado significa "errar el objetivo" de las normas de Dios al desobedecer a Dios o maltratar a nuestro prójimo. En la segunda parte, aprendimos que, debido a que hemos fallado, hay consecuencias y que Dios llevará a cabo esas consecuencias. En la tercera parte, aprendimos qué es la culpa y que Dios usa la culpa para mostrarnos nuestra necesidad de un salvador. Hoy continuaremos nuestro estudio observando lo que significa para nosotros necesitar un salvador.

¿Salvo?

A menudo escuchamos esta frase común que usan los cristianos: "¿Eres salvo?" Esta es una pregunta adecuada para hacer. Después de todo, salvo es la palabra que se usa en la Biblia para referirse a la obra redentora de Dios en la vida de uno. Pero para aquellos que están fuera de la iglesia, puede sonar algo críptico. Entonces, ¿qué significa "ser salvo" en realidad?

¿Qué es la salvación?

Hay otras palabras que podríamos usar para referirnos al acto de salvación, pero por simplicidad seguiremos con "salvo". La palabra “salvo" proviene de la palabra griega "sozo" que significa "poner a salvo". Entonces, la pregunta se convierte en "¿para ponernos a salvo de qué?" Como aprendimos anteriormente en los artículos de pecado y juicio, cuando pecamos y no estamos a la altura de los estándares de Dios a través de acciones ilícitas contra Él o nuestro prójimo, nos colocamos directamente en la fila para el juicio de Dios. Puede haber una consecuencia terrenal por nuestros pecados, ya que hay resultados naturales por maltratar a otros, pero puede que no siempre sea así. Puede parecer que nos salimos con la nuestra haciendo el mal en esta vida sin ninguna consecuencia para nosotros mismos. Pero ya sea que creamos o no que nos salimos con la nuestra, nuestro mal será castigado al final, si no en esta vida, será en la próxima. Este castigo en la próxima vida es el juicio eterno también conocido como el Infierno y el Lago de Fuego. Esto es de lo que la salvación nos salva, pero ¿qué es exactamente el infierno?

¿Qué es el infierno?

El infierno, aunque no fue pensado originalmente para la humanidad, es el lugar donde todos los que no son salvos serán enviados una vez que mueran. Allí esperarán hasta el momento en que sean juzgados para siempre por sus acciones ilegales en el Lago de Fuego. Estos son lugares que una vez que alguien está ahí, ya no hay salida para ellos. Es definitivo. Es un lugar de oscuridad, un lugar donde el fuego arde tan caliente que es negro. No hay nada en este lugar que pueda darle alegría a alguien. Solo hay oscuridad y tormento para toda la eternidad. Pero la buena noticia es que nadie está obligado a ir allí.

¿Por qué necesito a Dios para la salvación?

¡Dios ama a la humanidad y eso te incluye a ti! ¡Él nos creó después de todo! Dios desea que nadie vaya al infierno. La Biblia dice que Dios "no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” Sin embargo, el problema es que Dios debe hacer lo correcto y juzgar el pecado. Si Dios no impusiera las consecuencias por el pecado, no sería justo ni recto. Por ejemplo, si un asesino estuviese en un juicio, tú considerarías incorrecto que un juez le dijera al asesino: “Bueno, parece que hiciste algunas cosas buenas en tu vida, por lo que estás condenado a una semana de servicio comunitario. ¡Si esto ocurriera, habría una protesta pública! ¿Cómo pueden algunas buenas acciones, en este caso, el servicio comunitario, anular el hecho de que este hombre es un asesino? Obviamente, no puede. De la misma manera, nuestras buenas obras no pueden anular nuestros pecados en nuestra vida. Ninguna cantidad de buenas obras puede deshacer lo que se ha hecho. Por ejemplo, cuando hay una gran ruptura de confianza en una amistad, ¿podemos hacer que los resultados de ello desaparezcan realmente? Es poco probable. No importa cuántas cosas buenas haga el amigo para compensarlo, lo más probable es que siempre haya alguna duda sobre la confiabilidad de ese amigo. Es posible que restauren parcialmente la amistad, pero definitivamente lo pensarán dos veces antes de confiar de nuevo la información confidencial al que rompió esa confianza. Podemos ver a partir de esto, que incluso en nuestra opinión humana, las buenas acciones no anulan el delito. Entonces, ¿cuál es la solución? ¿Siquiera puede existir alguna?

El plan de Dios

Como el hombre no puede deshacer su error y debe llevarse a cabo un castigo, Dios hizo un esfuerzo personal para salvar a la humanidad. Dios decidió que ya que alguien que no es culpable y nunca ha pecado, debe pagar el castigo de esta "deuda de pecado". Él necesitaría que el castigo por el pecado del hombre sea tomado por Si Mismo. Al hacerlo, Él tomaría el castigo, pagando la multa espiritual, para que el hombre pudiera ser declarado inocente. Entonces, para cumplir este plan, Dios vino a la tierra como un hombre llamado Jesús, quien era completamente Dios y completamente hombre, era la totalidad de Dios en un cuerpo humano y vino por una razón: morir en nuestro lugar. Verás, al principio, Dios declaró que el castigo por el pecado sería la muerte, por lo tanto, para que Dios tome el castigo del hombre, tuvo que morir en lugar del hombre. Debe recibir la pena de muerte. Así que Dios vino a la tierra como Jesús, vivió sin pecado con la humanidad durante aproximadamente 30 años, enseñando y predicando acerca de lo que Él deseaba que fuera la humanidad, y luego, cuando el tiempo llegó, permitió que la humanidad le diera la espalda y lo llevaran ante las autoridades romanas acusado de cargos falsos.

La crucifixion

El sacrificio de Jesús no fue un proceso rápido y sin dolor. Jesús fue burlado, golpeado repetidas veces y lo dejaron casi sin vida cuando, finalmente, tanto los romanos como los judíos lo condenaron a morir de una muerte atroz (excruciating en inglés) en una cruz. (De hecho, la palabra excruciating proviene del dolor asociado con la crucifixión). Ahora cubierto por su propia sangre con carne desgarrada y expuesta abiertamente, se vio obligado a caminar con su cruz sobre su espalda por el camino, esto fue así hasta que tropezó por agotamiento y dolor y no pudo llevarla más lejos. Luego, los soldados le dijeron a otro hombre que llevara la cruz al lugar de la crucifixión: Gólgota (es decir, el lugar de la calavera) donde clavaron a Jesús en la cruz con estacas en las manos y los pies. Luego levantaron la cruz con Jesús en ella y la colocaron en su lugar, donde lo dejaron sufrir en agonía, mientras sorteaban su ropa y se burlaban de él. Después de horas de sufrimiento y de haber soportado el castigo y la aflicción por la humanidad, Jesús voluntariamente ofreció su vida por nuestros pecados cuando declaró: "Consumado es". Haciendo referencia a eso, en el momento siguiente liberó a la humanidad de las consecuencias de su deuda de pecado a través de la entrega voluntaria de su vida sin pecado. Y dicho esto, entregó su espíritu al Padre. El Dios del universo había muerto por el pecado del hombre, y el hombre ahora podía ser liberado. No fue bonito, pero Dios había logrado la salvación de la humanidad.

La Decisión

Tres días después, Jesús resucitó, mostrando su victoria sobre la muerte como Dios y Salvador, instruyendo a sus seguidores a decirle al mundo que la salvación estaba ahora disponible para la humanidad a través de su sacrificio. Pero solo porque la salvación estaba disponible no significaba que se aplicara automáticamente a todos. Verás, Dios eligió dar a cada persona la opción individual de elegir si aceptar o no su sacrificio por ellos. Quien quiera la salvación puede tenerla. Quien quiera pagar por sus pecados eternamente, también puede hacerlo. Dios permite que las personas hagan lo que quieran con sus vidas. Pero todos tenemos que elegir la opción uno o la opción dos. Y esta elección es sensible al tiempo, debemos elegir antes de morir. Si morimos y no hemos elegido aceptar el regalo será demasiado tarde. Nunca sabemos cuándo llegará la muerte, así que debemos elegir ahora. El no poder elegir el regalo de Dios hoy es elegir pagar eternamente por nuestros propios fracasos. Entonces la pregunta es: ¿cómo elegimos? ¿Y qué tenemos que hacer para elegir?

Creencia y Arrepentimiento

La buena noticia (llamada "Evangelio" en la Biblia) es que no tienes que trabajar por tu salvación. Como hemos discutido anteriormente, ninguna cantidad de bien que podamos hacer puede corregir nuestro mal, por lo que Dios otorga la salvación libremente. Solo le pide que crea en el don que Él ha ofrecido en tu nombre "que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo". (Romanos 10: 9) Si crees que es verdad que has hecho mal y necesitas la salvación, que Dios mismo vino y murió para darte la oportunidad de salvación y que puedes recibir ese regalo, recibirás la salvación. No hay ataduras, Jesús mismo da el desafío de arrepentirse y aceptar el regalo diciendo: " El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.” La palabra arrepentimiento simplemente significa "reconsiderar". Así que reconsidera hoy, cree en las buenas nuevas y acepta el sacrificio de Jesús por ti. ¡Sé libre de tu culpa y pecado! Dios no requiere que seas bueno o santo para venir, no requiere que vivas con rectitud para obtener la salvación, sino que dice: “Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente". Ven a probar la vida que Jesús te ha dado. Si deseas hacerlo, solo habla con Dios y hazle saber que deseas aceptar el regalo. Si no sabes qué decir, aquí tienes un ejemplo de cómo podrías comenzar:

"Dios, sé que te he hecho mal a ti y a otros a través de mis acciones, sé que no puedo salvarme de mis propios pecados, y necesito tu salvación. Creo en la salvación que me ofreciste cuando pagaste por mis pecados en la cruz. Dios, acepto tu regalo ".

Si realmente crees estas palabras y lo que representan, Dios escuchará tu deseo de salvación sin importar dónde estés. Tampoco tienen que ser estas palabras, lo que Dios desea no es un juramento o promesa, sino un corazón blando y de aceptación que lo busca. Espero que hoy haya podido enseñarte de qué se trata la salvación. Si no has puesto tu creencia en Dios, te alentaría a que creas en Él hoy y le permitas ser parte de su vida.

"Gustad, y ved que es bueno Jehová; Dichoso el hombre que confía en él.”

- Haga Clic Aquí para Ir a la Parte 5 -

No hay comentarios

Join the Conversation